Museo Di

Santiago

Rolando González, Fernanda Gutiérrez, Tamara Basualto, Fernanda Martínez

Museo Di comenzó a configurarse a inicios del año 2020, en el corazón tortillero y marica de cinco personas – Feña V, Tamara, Rolo, Fer y Feña M – que hoy son quienes dan vida a este inédito proyecto que busca ser un espacio de debate, crítica y creación, abierto e inclusivo, libre y orgulloso, que permita la construcción de un patrimonio (de lo) queer, flexible y en constante movimiento y cambio.

Todo esto a través del rescate, puesta en valor y difusión de lo cotidiano e íntimo, objetos que difícilmente veríamos en un museo tradicional – paletas de maquillajes, banderas del arcoiris, cajas de hormonas y jeringas – pero que son elementos que configuran la identidad de una comunidad que, muchas veces, ha crecido escondida en el closet, con miedo.

Museo Di es una invitación a habitar un espacio virtual que busca SACAR LA HISTORIA DEL CLOSET y desde ahí relatar con una mirada diversa, disidente, diferente y díscola, las historias y las memorias de la comunidad LGBTIQ+ en Chile.

¿Cómo exploran nuevas formas de colaboración en diseño?

El proyecto Museo Di, se plantea como un ejercicio que intenta desbordar los límites de lo que tradicionalmente se entiende como un museo. Desde ahí buscamos proponer un diseño que facilite esa diferencia. Hemos definido una serie de valores que atraviesan nuestro quehacer: unión, inclusión y respeto a la privacidad de las personas, a sus opiniones y a su dignidad; así como una línea ética y estética, no hegemónica, a partir de la cuál nos preguntamos qué contenidos vamos a generar, pero también cómo vamos a comunicarlos. Museo Di es tanto forma como contenido.

Nuestra propuesta estética busca interpretar y dialogar inicialmente mediante lo digital. Para esto generamos una identidad gráfica que busca la exclusividad, alejarse de lo convencional de los museos tradicionales, y reinterpretar su seriedad. Asimismo, la personalidad de Museo Di es provocativa, busca marcar presencia en relación a las miles de gráficas que se ven a diario en las redes sociales, desbordar lo convencional.

Los tonos tornasol que hemos definido para nuestra identidad gráfica representan a cabalidad una de nuestras metas: Museo Di lo hacemos entre todxs. La paleta tradicional asociada a la comunidad LGBTIQ+ (la bandera arcoiris) no era suficiente para lo que estábamos buscando. La posibilidad de crear un proyecto de museo en el que todas las voces de la comunidad tengan cabida y en la que todas las historias tengan un espacio nos llevaron a pensar en un diseño que pudiera abarcar esa multiplicidad, y nos parece que el tornasol las contiene todas.

Si bien nuestra identidad gráfica es clara, constantemente estamos trabajando en adecuarla a los contenidos que creamos, así nuestro diseño colabora con otras identidades, otros imaginarios, otras sexualidades, otrxs cuerpxs, otras miradas, otras calles. A partir del diálogo con otrxs personas y objetos, surgen nuevas realidades o nuevas formas de mostrar las que ya existen y ahí nuestra propuesta estética se transforma, para abrir paso a nuevos relatos.

Todo el tiempo estamos co-creando en equipo, desde el diseño del contenido hasta la pieza final, cada integrante da su opinión y una vez que todos estamos de acuerdo con los puntos de vista, con los conceptos definidos en un inicio buscamos referencias que hablen desde lo humanamente diferente y particular, que resalten esos nuevos relatos, esa nuevas y diversas realidades, es ahí donde empezamos el proceso creativo.

Escríbe a

si quieres apoyar el trabajo de

Museo Di